Actualidad laboral sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Actividad Jurisdiccional | Noticias

«Es tiempo para conciliar: es tiempo para compartir»

«Es tiempo para conciliar: es tiempo para compartir»
  • ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles presenta el informe de conclusiones del programa «Es tiempo para conciliar: es tiempo para compartir», subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (convocatoria IRPF 2015).
  • Hay mucha conciliación e igualdad formal pero poca real; nunca podrá existir una conciliación genuina sin igualdad entre hombres y mujeres, y nunca podrá existir igualdad sin corresponsabilidad; y alcanzar la conciliación, la igualdad y la corresponsabilidad pasa por un cambio individual, un cambio en nuestros valores, donde el papel de la educación y el entorno familiar, en toda su diversidad, es central, son algunas de las conclusiones extraídas de dicho programa.

ARHOE–Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles ha desarrollado, en la Comunidad de Madrid y en la Comunidad de Castilla y León (específicamente en Valladolid), el programa «Es tiempo para conciliar: es tiempo para compartir», subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (convocatoria IRPF 2015).

A través de esta iniciativa, ARHOE ha pretendido sensibilizar a las personas y profundizar en el conocimiento de la opinión que tienen las diferentes
administraciones públicas, agentes sociales y económicos que trabajan impulsando medidas y políticas de conciliación y corresponsabilidad, sobre el impacto real de las medidas que promueven en la sociedad y en las personas trabajadoras. Asimismo, se ha evidenciado qué es lo que funciona, realizándose propuestas que permitan impulsar mayores cotas de conciliación, igualdad y corresponsabilidad.

José Luis Casero, presidente de ARHOE, considera que «las políticas de conciliación solo serán eficaces si quienes las promueven están sensibilizados con la necesidad vital que las personas tienen de desarrollarse de forma plena. Así pues, los responsables, protagonistas en materia de conciliación, como lo son aquellos que participan en los partidos políticos, los gobiernos de todo ámbito (estatal, autonómico o local), los sindicatos, organizaciones empresariales, organizaciones civiles, etc., deben estar a la altura de las responsabilidades que en este sentido tienen».

Algunas de las conclusiones extraídas del programa «Es tiempo para conciliar: es tiempo para compartir» son:

  • Existe una cantidad importante de legislación y normativa vinculada, directa o indirectamente, con la conciliación de la vida laboral, familiar y personal: igualdad, corresponsabilidad, familia, educación, acceso al empleo, en el ámbito laboral, en el rural o en el de la Administración General del Estado. No obstante existe mucha conciliación e igualdad formal, pero poca real.
  • Además hay normativa, medidas y usos que lejos de favorecer la igualdad, la corresponsabilidad y la conciliación, perpetúan la desigualdad y la injusticia, como por ejemplo formas de practicar el teletrabajo, las excedencias y reducciones de jornada, los permisos de paternidad/maternidad, o el uso e implicaciones de los contratos temporales.
  • Las organizaciones, por su parte, mediante la innovación en la gestión de recursos humanos, como es el caso de las prácticas de conciliación, genera valor económico y social, mejora su competitividad y la generación de empleos de calidad. Si bien es verdadera tal afirmación y la significativa, progresiva y positiva orientación de las empresas hacia la conciliación, la realidad es aún muy insatisfactoria.
  • Los principales motivos por los que las pymes y micropymes no ponen en marcha políticas de conciliación son: el nivel de formación y sensibilización de la persona que gerencia, el coste percibido por la empresa, las limitaciones organizativas y de recursos de la pyme, la mayor dependencia de otras empresas, ausencia de cultura de conciliación, etc. No obstante el motivo más decisivo es el temor que muestra la gerencia a introducirla, debido a que percibe resultados ambiguos.
  • Dada las implicaciones y la dimensión del problema, para resolverlo, es necesario un compromiso de la sociedad al completo, donde estén implicadas las personas, la Administración Pública (del estado, autonómica y local), las empresas, los sindicatos, los medios de comunicación, el ámbito educativo, la sociedad civil, etc.
  • Nunca podrá existir una conciliación genuina sin igualdad entre hombres y mujeres, y nunca podrá existir igualdad sin corresponsabilidad. Para que se haga realidad es preciso modificar los roles de género, siendo necesario el reparto de tareas y de responsabilidades domésticas y familiares, una responsabilidad compartida.
  • Los cambios de valores en la sociedad están modificando las prioridades y necesidades de los hombres, quienes también se ven afectados por unas creencias erróneas y una legislación inadecuada que les impide realizarse también a ellos de forma plena como personas.
  • Alcanzar la conciliación, la igualdad y la corresponsabilidad pasa, en primer lugar, por un cambio individual, un cambio en nuestros valores, donde el papel de la educación y el entorno familiar, en toda su diversidad, es central.

El informe de conclusiones completo puede descargase desde la web de ARHOE

ARHOE