Actualidad laboral sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Actividad Jurisdiccional | Noticias

Jubilación y planes de pensiones: 9 cosas que te interesa conocer

Calculando plan  de pensiones

Cada 4 años crece 1 año la esperanza de vida en España. A partir del año 2030, la edad media de los españoles superará los 50 años, para mantenerse en ese entorno durante los siguientes 70 años. Durante el periodo 2010-2015, España ha sido el noveno país con menor fertilidad del mundo (1,3 hijos) y el séptimo con la mayor esperanza de vida (82,3 años), cifras más que indicativas de que España será un país en el que las pensiones de jubilación pueden acarrear fuertes tensiones en el sistema económico y social.

Según el CIS, la preocupación por las pensiones ha alcanzado en marzo su cota más alta en más de 30 años, ya que el 15,5 % de los españoles la cita como una de sus principales preocupaciones, superando incluso a la sanidad y a la educación. Ya en febrero había alcanzado el 8 %, subiendo más de 3 puntos con respecto al mes de enero.

La demanda de información relativa a la jubilación, en un entorno de futura reducción de su cobertura, será por lo tanto una tendencia creciente, ya no solo por la importancia de garantizarse una pensión digna, sino porque cada vez nuestro país tendrá un mayor número de jubilados.

En esta tesitura, algunas cosas relativas a la jubilación son ampliamente conocidas, pero otras no lo son tanto, por lo que te pueden interesar los siguientes 9 puntos:

  • Si la empresa que está gestionando un fondo de pensiones quiebra, las personas tendrían garantizado el valor de sus inversiones, ya que los planes de pensiones tienen que estar adscritos a un fondo de pensiones, que es un patrimonio independiente en el que se acumulan las aportaciones de las personas que hayan contratado un plan de pensiones.
  • Aunque la inversión en un plan de pensiones está garantizada, las aportaciones a los planes de pensiones se invierten en fondos de inversión que, como todas las inversiones, conllevan un riesgo, pues su valor aumentará o disminuirá según lo haga el mercado. Sin embargo, al tratarse de inversiones a largo plazo, el riesgo se minimiza aunque no desaparece.
  • Los fondos de pensiones pueden ser conservadores e invertir en renta fija o invertir en renta variable, si se busca obtener una mayor rentabilidad asumiendo un mayor riesgo. También los hay mixtos, de manera que las inversiones se diversifican para conseguir una mayor rentabilidad, invirtiéndose una parte en renta fija y otra parte en renta variable.
  • Uno de los principales atractivos de los planes de pensiones es su ahorro fiscal, ya que el importe de las aportaciones es deducible en la base imponible del IRPF. El límite de las aportaciones es de 8.000 euros al año, mientras que el límite de reducción es el 30 % de los rendimientos.
  • La edad idónea para empezar a invertir en planes de pensiones se estima en torno a los 35 años, aunque la mayoría empieza a realizar aportaciones a estos planes de 8 a 10 años después.
  • Un plan de pensiones no tiene por qué ser rescatado obligatoriamente en el momento de la jubilación. Se puede cobrar en ese momento o se pueden seguir realizando aportaciones y cobrar cuando se decida o dejárselo incluso a los herederos, los cuales se harán con un patrimonio en buenas condiciones fiscales.
  • En caso de fallecimiento del titular de un plan de pensiones, las prestaciones recibidas por sus herederos tributarán como rendimientos del trabajo y no en el Impuesto de Sucesiones, motivo por el cual son instrumentos utilizados para optimizar el tratamiento fiscal de las herencias.
  • Las inversiones en planes de pensiones de renta fija no están exentas de riesgos, pudiendo su nombre llevar a equivocaciones, pues su rentabilidad no es fija, sino variable, pero no tan oscilante como los planes que invierten en renta variable. La palabra fija hace referencia a que se invierte en bonos y letras emitidas por los Estados u organismos públicos, de manera que lo que se hace es prestar dinero a estos a cambio de una rentabilidad y la devolución del principal al vencimiento de la inversión. Sin embargo, como nos ha dejado patente la pasada crisis, hasta los Estados pueden verse en apuros para devolver sus préstamos.
  • Existen planes de pensiones asegurados (o PPA) cuyo objetivo es constituir un capital de forma totalmente segura. Estos planes están especialmente diseñados para las personas más conservadoras o con edad cercana a la jubilación que no desean asumir ningún riesgo con su ahorro. Los PPA deben garantizar por ley una rentabilidad concreta al vencimiento.
Curso de Asesoramiento Integral para la Jubilación

Recordemos que los planes de pensiones tienen liquidez exclusivamente bajo los siguientes supuestos:

  • Jubilación del partícipe: bien sea a la edad legal, jubilación anticipada o jubilación diferida.
  • Incapacidad laboral: total y permanente para la profesión habitual, absoluta y permanente para todo trabajo y gran incapacidad.
  • Fallecimiento del partícipe: en este caso se traspasan los derechos consolidados a los herederos.
  • Supuestos de gran dependencia: supuesto excepcional de desempleo de larga duración.
  • Supuesto excepcional de enfermedad grave.
  • Rescate en caso de ejecución de la vivienda habitual.
  • Rescate de aportaciones con al menos 10 años de antigüedad a fecha 1 de enero de 2025 y posterior).

El CEF.–, consciente de la importancia de todo lo relativo a la jubilación, ha preparado el Curso de Asesoramiento Integral para la Jubilación, un programa formativo que pretende abordar las novedades recientes y la importancia de la planificación financiera personal en un entorno de futura reducción de la cobertura de jubilación.

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga
Director Administrativo y Financiero (CFO)