Actualidad laboral sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Actividad Jurisdiccional | Noticias

Un nuevo paso en el control de la prestación de la seguridad social por incapacidad temporal:el Real Decreto 625/2014

Dentro de las prestaciones económicas que conforman el marco de la acción protectora de la Seguridad Social sin duda es la correspondiente a la situación de incapacidad temporal la que ha sufrido unas mayores transformaciones respecto de su gestión y control, teniendo en cuenta que esa gestión es compleja, puesto que afecta a una multiplicidad de entes y organismos inter­vinientes, por lo que, desde mediados de la década de los años ochenta del pasado siglo, y de forma periódica, la regulación de la gestión de la incapacidad temporal se ha visto sometida a continuas modificaciones que han tenido como finalidad la de contener el gasto que la misma representa, así como atajar el uso indebido, cuando no fraudulento, en el acceso a la protección.

Ahora bien, si tales objetivos podían responder a una realidad específica de incremento del gasto, en el último cuarto del siglo, así como en los primeros años del actual, por el contrario desde la aparición de la crisis económica y el mantenimiento de sus consecuencias, se está asistiendo a una desaceleración en el gasto de la incapacidad temporal, medido tanto en términos absolutos, como en el gasto «relativo», de modo que las finalidades perseguidas en las últimas reformas se han situado en dar un mayor protagonismo a las entidades responsables de la prestación eco­nómica, en detrimento del control por parte de las instancias sanitarias, al tiempo que mejorar la gestión de la prestación, dadas las posibilidades que ofrece el uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

En este marco hay que situar la aprobación y entrada en vigor del Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración, el cual sustituye a las anteriores disposiciones reglamentarias que regulaban la gestión y el control de esta prestación , y complementa otras normas, adecuando el contenido de aquellas a los cambios legislativos que se han ido produciendo, en el ámbito de la gestión y el control de la prestación referida, desde 1997.

Palabras claves: Seguridad Social, incapacidad temporal, entidad gestora, Servicios Públicos de Salud, mutuas y control.

José Antonio Panizo Robles
Administrador Civil del Estado
Miembro del Instituto Europeo de Seguridad Social

Puede adquirir este documento en la página web ceflegal.com
RTSS. CEF. NÚM. 377-378 (agosto-septiembre 2014)

Comprar Documento en ceflegal.com

SUMARIO

Introducción

I. Los antecedentes en la gestión de la incapacidad temporal
II. Los nuevos esquemas de control de los procesos de incapacidad temporal con duración infe­rior a 365 días

1. Consideraciones generales
2. Declaraciones médicas («partes») de baja, de confirmación de la baja y de alta en los procesos de incapacidad temporal derivados de contingencias comunes y profesionales
3. Tramitación de los partes médicos y obligaciones de trabajadores, empresas y entida­des públicas en relación con los mismos
4. Propuestas de alta médica formuladas por las mutuas en los procesos derivados de contingencias comunes
5. Procedimiento para la determinación de la contingencia causante de la situación de incapacidad temporal
6. Procedimiento para la revisión de las declaraciones de altas médicas dictadas por los servicios médicos de la mutua en procesos de incapacidad temporal derivados de contingencias profesionales
7. Actividades de seguimiento y control de las situaciones de incapacidad temporal y de la prestación económica correspondiente
8. La cooperación y la coordinación entre las diferentes Administraciones públicas, res­pecto de la incapacidad temporal