Oportunidades y amenazas para las empresas derivadas de la digitalización de sus trabajadores

Digitalización empresarial. Imagen dedo pulsando pantalla interativa

Estamos en la era digital, en la que es rara la persona que no tiene a su alcance uno o varios dispositivos con los que crear, presentar, transportar o almacenar información mediante la combinación de bits.

La digitalización de la sociedad es un hecho que supone un importante reto para las empresas. Algunas organizaciones verán oportunidades en una fuerza de trabajo digitalizada, pero en otros casos se verán distracciones al alcance de los trabajadores que merman su productividad.

Hoy en día cualquier persona con un teléfono móvil puede, entre otras cosas, grabar conversaciones, hacer y ver fotografías, indicar su ubicación, acceder a internet, acceder a las aplicaciones de la empresa, registrar su jornada laboral, etc.

Algunos aspectos de la digitalización de los trabajadores y de las empresas son positivos para ambos, mientras otros lo son para la empresa pero no tanto para los trabajadores y otros claramente ventajosos para las empresas que pueden, gracias a la digitalización, aumentar la productividad de sus trabajadores y el control sobre estos.

Entre las amenazas para las empresas derivadas de la digitalización de los trabajadores podemos encontrar las siguientes:

Incumplimiento de la Ley de protección de datos

Cualquier trabajador con un dispositivo móvil que pueda acceder a los datos de su empresa es una brecha potencial en la seguridad de la información que se almacena en los sistemas de información de la empresa, ya que si ese dispositivo es sustraído u olvidado, terceras personas podrían acceder a esta información y se podría incumplir la Ley de protección de datos.

Distracción de los trabajadores

Los teléfonos móviles, el acceso a redes sociales e internet son una potencial fuente de distracción de los trabajadores que tienen su teléfono móvil consigo cuando desempeñan su actividad profesional.

Pruebas contra la empresa

Cualquier trabajador puede recopilar pruebas de audio o vídeo en las que intervenga, como prueba para garantizar sus derechos. Según la doctrina del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, la aportación al proceso de grabaciones de conversaciones particulares realizadas por uno de sus protagonistas no vulnera el derecho al secreto de las comunicaciones, pues este derecho no puede esgrimirse frente a los propios intervinientes en la conversación. Por lo tanto, cualquier conducta que un trabajador considere que puede atentar contra sus derechos es susceptible de ser grabada y utilizada como prueba en un pleito y, lo que es peor, puede ser difundida en redes sociales, socavando la reputación de la empresa.

Mobbing digital

La difusión de información personal de carácter comprometido, vídeos o fotos de los trabajadores, así como el acoso a través de WhatsApp u otras redes sociales, puede realizarse de un superior a un trabajador o entre los propios trabajadores. Estas conductas, además de atentar contra la integridad moral de los trabajadores, puede ocasionar una pérdida de productividad, bajas laborales y en casos más graves hay trabajadores que han abandonado la empresa, o incluso algunos han llegado a suicidarse. Es importante que las empresas tengan al alcance de los empleados canales para denuncias internas de manera que los empleados se puedan defender en casos de acoso a través de medios digitales.

Espionaje y atentado contra la propiedad intelectual

Un teléfono móvil puede ser utilizado para recoger información de productos, patrones o prototipos de una empresa, para luego ser vendidos y copiados por otras empresas. En este sentido, las empresas tienen que ser muy cuidadosas para evitar el espionaje industrial.

Por otra parte, dentro de las oportunidades, podemos destacar las siguientes:

Nuevos modelos de negocio

El desarrollo tecnológico ha dado lugar al surgimiento de nuevos modelos de negocio que permiten a proveedores individuales ofrecer sus productos o servicios a clientes a través de plataformas digitales y apps. Estos nuevos modelos de negocio suponen una oportunidad, pero también un reto para las empresas, al tener que encuadrar cada una de las diferentes situaciones o modelos de trabajo con la actual normativa.

Nuevas formas de organización

La transformación digital ha permitido la aparición de nuevas formas de organización del trabajo, de manera que ya no es necesaria la presencia física de muchos trabajadores en la empresa, al poder los trabajadores realizar sus tareas desde su casa o cualquier otro lugar con conexión a internet.

Control de los trabajadores

Las empresas pueden grabar a los trabajadores y rastrear su localización mediante GPS. El artículo 20.3 del Estatuto de Trabajadores establece que el empresario puede poner en práctica las medidas de seguridad y control necesarias para garantizar el cumplimiento de las normas en su negocio, entre ellas la instalación de cámaras de vigilancia. Sin embargo, el empresario no puede ejercer de forma libre o unilateral este derecho, sino que los trabajadores han de ser informados de la colocación de cámaras de seguridad o de que su ubicación va a ser rastreada por la empresa. La información proporcionada por las cámaras de vigilancia y los dispositivos de geolocalización  podrá ser utilizada para optimizar procesos, aumentar la seguridad, controlar la realización del trabajo y para sancionar a los trabajadores cuando de los datos obtenidos se aprecien conductas improcedentes.

Embajadores de marca

Un trabajador con un teléfono móvil y acceso a las redes sociales puede ser el mejor embajador de la marca de su empresa, defendiéndola de críticas y promocionando sus productos.

Facilitan el registro de control horario de los trabajadores

Con la entrada en vigor de la obligación del registro de control horario de la jornada de los trabajadores, la utilización de dispositivos móviles digitales facilita el cumplimiento de la normativa al poder los trabajadores iniciar su jornada desde cualquier lugar y finalizarla en otro diferente, registrando la jornada mediante una app.

Conectividad

La posibilidad de poder contactar con cualquier persona desde cualquier parte y en todo momento, mediante el envío de mensajes, llamadas o videoconferencias, puede ser un claro beneficio para las empresas, pero también un problema para los trabajadores si se abusa de esta posibilidad y no se deja desconectar a los trabajadores al finalizar su jornada laboral.

Para preparar a los trabajadores del área laboral para afrontar los retos de la nueva era digital el CEF.- pone a su disposición el Curso Sobre Transformación Digital: Aspectos Fiscales y Laborales, un completo programa formativo que abarca también aspectos fiscales derivados de la transformación digital.

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga
Colaborador del CEF.-