Actualidad laboral sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Actividad Jurisdiccional | Noticias

7 consejos que puedes seguir para hacer de tu empresa el mejor lugar del mundo para trabajar

Si una empresa es capaz de ganarse el corazón de sus empleados orientándolos y motivándolos para la consecución de los objetivos de la organización, sus dirigentes y responsables de Recursos Humanos pueden sentirse plenamente realizados, ya que tendrán trabajadores, directivos y accionistas felices.

Una empresa donde todo el mundo es feliz no es fruto de la casualidad, ya que detrás puede estar un equipo de Recursos Humanos y una directiva que apuestan por hacer del entorno en el que trabajan un buen lugar para trabajar.

En una empresa donde existe un buen ambiente laboral, se trabaja en equipo, los empleados se ayudan y colaboran en la consecución de los objetivos de la organización de una manera sana, una persona gris y tóxica no tiene cabida, ya que sus críticas serán baldías al no encontrar eco.

Cayo Plinio Cecilio Segundo, conocido como Plinio el Joven, fue un abogado, escritor y científico de la antigua Roma que nos dejó la siguiente cita:

«Hogar es donde habita el corazón.»

Parafraseando esta cita podríamos llegar a decir que el trabajo ideal es el que conquista nuestro corazón.

Otra cita de Plinio el Joven nos dice:

«Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de que estén hechas.»

¿Es posible cambiar un ambiente tóxico en una empresa, donde los trabajadores están desmotivados y su único aliciente para ir a trabajar es la nómina que se percibe?

«Caminante, no hay camino, se hace camino al andar», nos decía Antonio Machado.

El mejor lugar del mundo para trabajar puede ser el lugar de trabajo de un autónomo, donde escribe un escritor, una pequeña Pyme o una gran empresa, pero es un buen lugar para trabajar porque una o varias personas han decidido esforzarse en hacer del lugar donde trabajan un buen lugar para trabajar.

Para convertir tu lugar de trabajo en la mejor empresa del mundo puedes seguir estos consejos:

Celebra los éxitos en equipo y si no tienes empleados, celébralos con la familia o los amigos

Un nuevo cliente, un ahorro de impuestos, el cumplimiento de los objetivos o el cumpleaños. Llevar un bizcocho a la oficina o unos bombones, un momento de relax, una pequeña celebración, son pequeños momentos que, lejos de suponer una pérdida de tiempo, cohesionan  a un equipo y hacen del lugar de trabajo un lugar agradable donde, además del trabajo, se comparten éxitos y celebraciones.

Ayuda, enseña y aprende

Siempre hay algo que aprender y algo que enseñar. Los conocimientos cambian, la forma de ver el mundo cambia, las personas con experiencia tienen mucho que enseñar, pero también mucho que aprender, por ejemplo en nuevas tecnologías en las que la gente más joven puede estar más al día.

Enseñar nuestros conocimientos no debería ser un motivo de preocupación, podemos pensar que seremos más prescindibles, que una vez transmitamos parte de nuestra experiencia la empresa puede prescindir de nosotros, pero si la empresa es así, no será un lugar feliz para trabajar. El resto de los empleados tomarán buena nota y se convertirá en un territorio hostil en el que primará la lucha por la supervivencia.

Saluda, despídete y sonríe

A alguna gente le cuesta hacer cosas tan sencillas como dar los buenos días y despedirse. Llegan a la empresa de mal humor, sin mirar a los compañeros, sin saludarlos y se marchan de la misma manera. Otros son más selectivos y saludan a unos sí y a otros no, otros saludan y no son contestados. No es algo tan complicado, se puede practicar frente a un espejo y es gratis, puede leer lo siguiente en voz alta para practicar: buenos días, hasta mañana, que tengas un buen fin de semana, disfruta de tus vacaciones,...

No critiques, si tienes algo que decir díselo a quien corresponda de manera constructiva

Corrillos que se silencian cuando pasa alguien, la crítica despedida, empresas que se convierten en reality shows en las que en lugar de ir a trabajar lo importante es ver si despiden a alguien, conspirar por conspirar, llevarse mal con los compañeros por cualquier pequeñez. No te hagas ese daño, no critiques, céntrate en tu trabajo y contribuye con tu opinión si crees que puede aportar valor a cualquier decisión o proceso dentro de la empresa.

Céntrate en tu círculo de influencia

Las personas proactivas centran siempre sus esfuerzos en el círculo de influencia, se dedican a construir, se marcan objetivos de mejoras, centrándose en las cosas sobre las que pueden actuar, las que dependen de ellos, las que se encuentran dentro de su ámbito de influencia, de manera que consiguen ampliarlo. Pero en el otro extremo se sitúan las personas tóxicas, reactivas y grises, que centran sus  esfuerzos en buscar los defectos de los demás, obviamente están insatisfechas con su trabajo atribuyendo la causa de su desgracia a sus compañeros, jefes, clientes, proveedores,... Centran sus energías en aquello sobre lo que no tienen control, su energía es negativa y reactiva, desatendiendo y haciendo que se «encoja» su círculo de influencia.

Practica el mindfulness

El mindfulness es una filosofía de vida basada en la meditación budista que, combinada con otras técnicas de relajación, tiene como finalidad lograr la concentración en el momento presente, así como tomar conciencia de la realidad del mundo que nos rodea.

Ser consciente de nuestras pautas y hábitos de comportamiento, prestando atención a los pensamientos, emociones, sensaciones y al ambiente de cada momento, sin entrar en juicios de valor, focalizando la atención en lo que se percibe y en la búsqueda de soluciones a los problemas que puedan surgir en lugar de preocuparse por problemas cuya resolución no está a nuestro alcance y sus posibles consecuencias, es en lo que se basa el mindfulness.

Nuestra actitud marca la diferencia

No podemos controlar muchas de las cosas que nos suceden, pero sí la respuesta que damos a lo que nos acontece. Podemos dejarnos llevar por la resignación o el desánimo cuando surge un problema o podemos intentar superarlo. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte. La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas; procuremos adaptarnos a estas situaciones de manera positiva en lugar de dejar que la tristeza y el desánimo se apoderen de nosotros. Procura contagiar alegría y entusiasmo, y déjate contagiar, rodéate de quien te aporte alegría.

Para todos aquellos que quieran desarrollar su carrera profesional, en el Área de Recursos Humanos y Relaciones Laborales de la Empresa y ayudar a que las empresas sean un entorno más feliz y productivo,  el Centro de Estudios Financieros pone a su disposición el Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos.

Máster  en Dirección y Gestión de Recursos Humanos

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga
Director Administrativo y Financiero