Actualidad laboral sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Actividad Jurisdiccional | Noticias

Vacaciones durante el estado de alarma y después de un ERTE: ¿cuántos días nos quedarán de vacaciones para disfrutar en la nueva normalidad?

¿Cómo afectan los ERTE a las vacaciones? Imagen de playa con las palabras covid-19 escrito en la arena

El estado de alarma decretado para salvaguardar a los ciudadanos del contagio del coronavirus (COVID-19) ha limitado nuestros movimientos y cerrado temporalmente todos los negocios y empresas que no eran de primera necesidad y que no podían continuar su actividad mediante el teletrabajo, lo cual ha supuesto que las empresas afectadas tengan que prescindir de todos o de la mayor parte de sus trabajadores.

La principal fórmula establecida por el Gobierno para que las empresas puedan abordar esta crítica situación ha sido el ERTE de fuerza mayor, un ERTE flexible y rápido al que se han acogido muchas organizaciones, pero esta no ha sido la única fórmula a la que han recurrido, ya que no son pocas las que han «invitado» a sus trabajadores a «disfrutar» de días de vacaciones.

En esta tesitura, algunos trabajadores se preguntan si la empresa los puede obligar a coger vacaciones, mientras que los que se encuentran en un ERTE se pueden preguntar cómo afecta el ERTE a sus días de vacaciones una vez este haya finalizado.

¿Qué dice la normativa laboral en relación con el derecho a las vacaciones?

El derecho a las vacaciones está reconocido y regulado en el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores (ET) y en los convenios colectivos, pero, además, también es un derecho constitucional, que se encuentra regulado en el artículo 40.2 de la Constitución, que señala que los poderes públicos garantizarán el descanso necesario mediante la limitación de la jornada laboral y las vacaciones periódicas retribuidas.

En el citado artículo del ET se especifica que el periodo o periodos de disfrute de las vacaciones se fijarán de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido, en su caso, en los convenios colectivos sobre planificación anual de las vacaciones. Además, hay que tener en cuenta que, en los casos en los que no exista acuerdo, puede ser la jurisdicción social la que fije las fechas para el disfrute de las vacaciones, siendo su decisión irrecurrible.

Es importante destacar que el calendario de vacaciones se debe fijar en cada empresa y el trabajador debe conocer las fechas que le correspondan, al menos, con 2 meses de antelación al inicio de las mismas.

¿Puede la empresa obligar a coger vacaciones a sus empleados durante el estado de alarma?

Las empresas no pueden imponer a sus trabajadores vacaciones durante el estado de alarma, ya que, en este caso, no existiría mutuo acuerdo, además tampoco se estarían notificando estas con los 2 meses de antelación a los que hace mención el ET.

Sin embargo, hay empresas que están llegando a acuerdos con sus trabajadores para que disfruten de algunos días de vacaciones durante el estado de alarma, para, de esta manera, evitar tener que ir a un ERTE, donde el trabajador vería mermados sus ingresos y también perdería algunos días de vacaciones.

Por lo tanto, la empresa no puede obligar, pero sí sugerir a sus trabajadores que acepten coger algunos días en estas fechas, aunque, en algunos casos, los trabajadores se pueden ver coaccionados, o bien por la empresa, o por la propia situación actual.

También hay que tener en cuenta que no serán pocos los trabajadores que habían solicitado vacaciones en Semana Santa o en el puente de mayo antes de que se decretase el estado de alarma, de manera que estos días han sido elegidos por ellos y concedidos por la empresa de mutuo acuerdo, no pudiendo el trabajador cambiar estos días por otros alegando la situación de confinamiento sufrida.

¿Cómo afecta al tiempo de vacaciones un ERTE?

Mientras dure un ERTE de suspensión temporal del contrato, el trabajador no generará derecho a vacaciones, aunque, si el ERTE es de reducción temporal de la jornada, devengará vacaciones de manera proporcional a la reducción de la jornada que se le haya aplicado al trabajador. A modo de ejemplo, si un trabajador está en un ERTE de suspensión temporal del contrato durante 3 meses, perderá una cuarta parte de sus vacaciones.

Por otra parte, si un trabajador está de vacaciones en el momento en el que el ERTE es aprobado, las vacaciones se interrumpirán, ya que el contrato pasa a estar suspendido y se podrán reclamar esos días una vez finalice el ERTE.

Para que todos aquellos profesionales de las áreas empresariales de Recursos Humanos, Relaciones Laborales y Asesoramiento Jurídico-Laboral puedan actualizar sus conocimientos en relación con la regulación del tiempo de trabajo, el CEF.- les ofrece el Curso sobre Tiempo de Trabajo, Conciliación y Gestión del Absentismo, un completo programa formativo en el que se incluyen las novedades legales aprobadas por el Gobierno durante la crisis de la COVID-19 que tienen impacto en la delimitación del tiempo de trabajo, la gestión de la conciliación y la incapacidad temporal.

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga
Colaborador del CEF.-